post

Siempre se ha recomendado que, para llevar una dieta sana, no se debería abusar de las carnes rojas ni los productos lácteos, pero ahora resulta que una investigación de la prestigiosa Universidad de Anglia del Este (UEA) en Norwich, Inglaterra, afirma que comer un chuletón al día podría ser tan bueno para el corazón como dejar de fumar.

Según su estudio, en el que han analizado los datos de salud de más de 2.000 mujeres británicas, aquellas que tenían en su dieta una mayor presencia de aminoácidos presentaban una presión arterial más baja y menor rigidez arterial, las principales causas de los ataques al corazón.

Los investigadores observaron, además, que la procedencia de estos aminoácidos influye en los beneficios que aportan. Así, por ejemplo, los procedentes de verduras y legumbres (como las alubias, las lentejas, el brócoli o las espinacas) se asocian a una menor presión arterial. Por otro lado, los aminoácidos que aportan los lácteos, la carne y el pescado están relacionados con una menor rigidez arterial.

Lo realmente sorprendente, según indica el Doctor Amy Jennings, de la Facultad de Medicina de la UEA e investigador principal, es que “hemos hallado que la ingesta de determinados aminoácidos tiene un efecto sobre la presión arterial muy similar a la de otros factores de riesgo, como el exceso de sal, la falta de actividad física o el consumo de alcohol. Mientras que para la rigidez arterial, se trata de un cambio de una magnitud similar a la de dejar de fumar”.

Así que a partir de ahora, podemos darnos el placer de un filete al día, un trozo de salmón o una buena dosis de lácteos sin ningún tipo de remordimientos. Eso sí, las raciones recomendadas no son tampoco como para emocionarse: 75 g de carne, o 100 g de salmón o medio litro de leche. A partir de ahí, los beneficios no aumentan y sí que nos llevamos las desventajas (grasas y excesos calóricos).